Psicoterapia Sistémica Individual

Psicoterapia Sistémica Individual

En el Centro Milanés de Terapia Familiar, Via Leopardi 19, Milán, se encuentra activo un grupo de psicoterapia dirigido a personas que, por razones diversas, se encuentran viviendo situaciones de malestar emotivo y relacional.

Como se forma el enfoque individual en la terapia sistémica

Veinte años antes de que Luigi Boscolo y Paolo Bertrando escribieran Psicoterapia sistémica individual (Raffaello Cortina). El texto hacía referencia al largo recorrido de experiencia llevado por Boscolo, a partir de su formación psicoanalítica, pasando por la terapia estratégica, hasta su actual propuesta, que, en esos años, consistía en una terapia larga-breve de un año, consistente en 20 encuentros cada 15 días. Esta propuesta era una suerte de “contrato terapéutico”, sin embargo, durante las sesiones, presentaba notables flexibilidades y variaciones. Tenemos presente una sesión individual con una mujer joven diagnosticada de bulimia, que al encuentro numero 18 había resuelto todos sus síntomas. Boscolo le propuso cerrar las sesiones, porque en efecto le quedaban solo dos. Ella estuvo de acuerdo, había superado sus antiguos síntomas, pero quería continuar por un poco en terapia, no sentía que fuera el final de un proceso, necesitaba un poco de tiempo. De frente a esto, Boscolo le pregunta en que número de encuentro le gustaría estar, la chica le responde “al duodécimo” y él dice: “bien, entonces este es el duodécimo encuentro”.

Crónica de una investigación

A fines de los años noventa, Massimo Giuliani, Pietro Barbetta, Cesare Casati Giampiero Covelli y otros, deciden hacer una investigación cualitativa acerca del follow up de los tratamientos psicoterapéuticos efectuados entre finales de los años ochenta y entonces. Se trataba de 25 psicoterapias estratégicas conducidas en centros públicos de psiquiatría (llevados por Casati y Covelli) y 18 terapias sistémicas, individuales y familiares (llevadas por Barbetta) en su estudio privado. Giuliani y otros, tenían la tarea de hacer el follow-up en el contexto público y privado. Debían encontrar personas que habían asistido a una de los dos recorridos terapéuticos con la idea de preguntarles que cosa se recordaban y como era su vida en relación a esos procesos terapéuticos. Se encontró que el grupo de psiquiatría había llamado intervención de terapia breve – dos sesiones, que habían tenido efecto de desaparición de los síntomas en casi todos los pacientes – en realidad fue definido por una paciente como “la prima sesión me pareció brutal, pero desde la segunda en adelante, fueron muy positivas, me sentí escuchada”. Para el contexto privado, se encontró en dos personas, que había seguido Barbetta, una positiva desaparición de los síntomas, pero también un haberse sentido abandonadas inmediatamente después de la terapia. Ambas habrían querido continuar las sesiones, porque no era solo cuestión de síntomas. En el primer caso, lo que la paciente había definido como “terapia” había sido definida por los psiquiatras como “monitoreo periódico” en el segundo, una de las pacientes re contactó al terapeuta para retomar las sesiones.
Esta investigación confirmaba que la terapia breve (psicoanalítica, estratégica o sistémica) no funciona siempre y que insistir en el cierre de la terapia es como insistir en el continuarla cuando el sujeto en terapia, decide interrumpirla. Se trata, en el primer caso, de un corte autoritario, en el segundo de una imposición forzada a cerrar.

Terapia larga-breve

La definición de psicoterapia larga-breve da la posibilidad al terapeuta de escuchar al sujeto en terapia para encontrarlo mediante aquello que en psicoanálisis es definido como transfert y que los terapeutas sistémicos, bajo el supuesto de Moni Elkaim, llaman resonancia, por la melodía que se intercambia durante la sesión clínica. La terapia, como forma artística, produce eventos melódicos, imaginarios que, a su vez, aumentan lo que Gianfranco Cecchin definió “curiosidad terapéutica”.
Entre los extremos de una psicoterapia breve, como estándar, y un psicoanálisis largo e intenso, la terapia sistémica individual está atenta a renovarse continuamente, sesión a sesión, el vínculo y el contrato terapéutico sin imposiciones. El terapeuta no es un experto que detenta el poder/saber, está ahí para dar nuevamente a las personas el deseo de cuidarse a sí mismas. Se trata de un principio ético fundamental. En general, en nuestra práctica, las próximas horas de sesión se reprograman al final de cada sesión, no decimos jamás “nos vemos cada viernes a las 15:00 horas.” También esto es un modo de pedir el consenso en el proseguimiento de los encuentros y escuchar las necesidades singulares de la persona que frecuenta las sesiones.

Il centro Milanese di Terapia della Famiglia
shadow

Informaciones

El CMTF es un Centro Clínico y posee un equipo de psicoterapeutas que pueden ser contactados, sea privadamente que a través del CMTF.

Secretaria: 02 4815350
segreteria@cmtf.it

shadow